Cuidados de la piel después del verano

La sal, las radiaciones solares, y lo poco que nos cuidamos en pos del ocio y del descanso, hacen que nuestra piel y nuestro pelo estén más secos, menos brillantes y más ásperos de lo que nos gustaría. Aparecen las temidas manchas, nuevas arrugas, descamación, sequedad, tirantez, aspereza, deshidratación, flacidez, falta de luminosidad… Pero, no todo va a ser malo, las vacaciones también favorecen a la piel, puede aparecer más relajada, sin estrés, y con buen tono. Veamos algunos cuidados de la piel después del verano.

Puesta a punto

 

A la vuelta de las vacaciones hay que seguir un plan de acción para prolongar los efectos positivos y eliminar o mitigar los negativos.

La vuelta a la rutina es el momento para hacer una puesta a punto de nuestra piel para tratar de devolverle la elasticidad y luminosidad perdida con un tratamiento de choque que repare los daños causados.

Alimentos que favorecen la recuperación de la piel después del verano

 

 A parte de utilizar unos buenos cosméticos es indudable que una buena alimentación es un buen aliado para recuperar el tono de nuestra piel después del verano.

Vegetales como el brócoli que por sus propiedades antiox y su contenido en ácido fólico, potasio y vitaminas A, B y C es un gran protector de la piel; la zanahoria que ayuda contra los brotes de acné, el envejecimiento y prolonga el bronceado gracias a los betacarotenos y vitaminas; la soja estimula la producción de colágeno y elastina; las nueces que contienen ácidos grasos esenciales ricos en Omega-3 mejoran la elasticidad de la piel. Los frutos rojos son una gran fuente de antioxidantes naturales y actúan contra el envejecimiento cutáneo, disminuyen las manchas y mantiene la piel hidratada. Pescados como el salmón que también aporta Omega-3 o las legumbres que aportan fibras y nutrientes actúan fortaleciendo las funciones protectoras de la piel frente a los radicales libres y sin olvidarnos del té verde, bebida antiox por excelencia y el aceite de oliva virgen extra, rico en ácido oleico y vitamina E, protegen la piel de las agresiones externas, retrasa su envejecimiento y la mantiene hidratada y lisa.

Tratamiento básico para rehidratar la piel después del verano

 

Para empezar un tratamiento de choque después de los excesos del verano, lo primero que debemos hacer es una limpieza en profundidad de nuestra piel y exfoliarla para eliminar células muertas e impurezas y mejorar la fineza del poro y el brillo, además de reparar el daño que haya podido ocasionar el sol en la piel después del verano, como las manchas, y estimular la producción de colágeno y elastina para evitar la formación de arrugas y potenciar los resultados de los tratamientos que apliquemos posteriormente.

Una vez bien limpia y exfoliada la piel, el segundo paso es una buena mascarilla para nutrir y reparar la piel. Las hay corporales, faciales, para el pelo, para las manos y los pies.

Las mascarillas que nos van a beneficiar son las que contienen componentes regenerantes, como puede ser mascarillas con aceites nutritivos, o las que van a aportar nutrientes y minerales como el silicio, oro, perla o con colágeno y/o hialurónico, caviar… estas mascarillas van a afinar la piel y aportar la nutrición necesaria.

Después de la mascarilla hay que hidratar la piel en profundidad y mantenerla así durante todo el otoño.

Todos estos tratamientos deben ser adecuados a nuestro tipo de piel, seca, grasa o mixta para que sean realmente efectivos.

Es indudable que si se acude a un centro de estética este tratamiento se va a hacer en más profundidad y por profesionales que van a utilizar aparatos de radiofrecuencia o de corrientes para mejorar la absorción de los productos y muchos otros tratamientos específicos para el tipo de problema que tengamos.

Cuida tu pelo

El pelo es una de las partes que más sufre en la temporada estival porque no se utilizan filtros solares ni aceites. El pelo aparecerá seco, estropajoso, áspero y castigado por el sol, el cloro y el salitre y con las puntas abiertas. Un tratamiento de choque es utilizar mascarillas nutritivas con colágeno y aceites específicos para el pelo como el de argán, aceite de coco, o de aguacate y después aplicar un sérum. Un truco muy efectivo es ponerte el aceite elegido por la noche y envolverte la cabeza con una toalla caliente unos 30 minutos y si puedes déjate toda la noche el tratamiento y lávate la cabeza por la mañana.

En el caso del pelo es muy recomendable acudir a la peluquería no solo para que te apliquen un buen tratamiento de rehidratación o nutritivo a tu cabello, sino que es recomendable cortar las puntas que se habrán secado y estropeado y si tienes el pelo teñido lo normal es que se haya decolorado y aclarado por lo que te lo tendrán que matizar y corregir el tono del color.

Las manos y los pies también requieren cuidados

Los pies y las manos también necesitan una puesta a punto después del verano.

En los pies suelen aparecer durezas por caminar descalzo en la playa, el uso de sandalias abiertas o tacones. Estas durezas hay que quitarlas con piedra pómez e hidratar profundamente los pies para evitar la aparición de los temidos callos.

Hay que prestar mucha atención tanto a las uñas de los pies como a las de las manos. En verano solemos utilizar esmaltes permanentes que no permiten a las uñas que se oxigenen bien. Ahora es el momento de hacer una buena limpieza, hay que hidratarlas con aceites para cutículas y si puedes déjalas algunos días sin pintar para que respiren. Un truco casero es meter las uñas unos minutos en aceite de oliva durante una semana por lo menos para rehidratarlas.

Vía: tengohijos.com

 

 

Juan Perles

C/ Gregorio Espino 17 1ºB     Cita Previa tlf: 669550539

Siendo coherentes con la normativa vigente en el ámbito de la publicitad, especificamos que en esta consulta, los profesionales que en ella ejercen y sus servicios, están fuera del ámbito sanitario especificado en el decreto 97/1998 del 20 de marzo por el que se regula la publicidad sanitaria en la comunidad Autónoma de Galicia